La actitud receptiva a lo otro: «…expandir el círculo de nuestra compasión» A.Einstein

da Claudia Casanovas

A.EINSTEIN: El ser humano es una parte de ese todo que llamamos «universo», una parte limitada en el tiempo y el espacio. Vive a sí mismo, a sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto, esto es una especie de ilusión óptica de conciencia. Esta ilusión es una especie de prisión que nos limita a los límites de nuestros deseos personales y de las pocas personas que están cerca nuestro. Nuestra tarea es hacer todo lo posible para liberarnos de esta prisión, expandiendo el círculo de nuestra compasión para abrazar a todas las criaturas vivientes y toda la naturaleza, en su belleza.

Si reconocemos que la prisión es vivirnos como seres separados, como islas, y que nuestra libertad pasa a través de sentirnos seres “universales” ya hemos dado un paso hacia la libertad. Desde siempre me pregunto
“que seria vivir como un ser universal?“ “Que seria y cómo se abriría ese circulo cerrado de nuestra personalidad, en el cual vivimos”?
Y una de las respuestas que encuentro, siempre, es “abriéndome al otro, a lo otro”. Escuchando el sentimiento y vivencias de otras personas, reconociendo su importancia, , escuchando el viento o el canto de los pájaros. Mas escuchando que hablando, como si dijéramos a lo otro “Habla, te escucho”. Esa actitud receptiva, que si efectuada desde nuestro Centro, nos abre desde adentro a la riqueza de la vida.

Questo sito Web utilizza i cookie per migliorare la tua esperienza. Daremo per scontato che tu stia bene, ma puoi disattivarlo se lo desideri. Accetta Leggi di più